blogspot visitor
Abueleriasx2: Today is the 28th aniversary of the events told in this letter - Hoy se cumplen 28 años del evento que cuenta esta carta
My Photo
Name:
Location: London, United Kingdom

Friday, January 25, 2008

Today is the 28th aniversary of the events told in this letter - Hoy se cumplen 28 años del evento que cuenta esta carta

20th March 1980

Dear Alejandrina, dear family,

Well, what follows will explain the long period elapsed between my letters. Please take it easy because everything is all right now.
On January 25th I went to Paris to work. That afternoon, while at a friend’s house, I felt a sharp pain in my chest and down my left arm. We went to a chemist shop to ask for a painkiller but the pharmacist, with great honesty told me that I should go to a hospital to check it wasn’t my heart. My friend came with me in a taxi to the hospital where they checked me up. At that moment I had a heart attack. The doctors worked and worked to get me out of danger (thank goodness it happened in a hospital!).
Next day Patricia arrived (Pablo stayed at home with Tala, who just happened to be visiting. I (we) had to stay in hospital six weeks, which is the prescribed period in these cases. Luckily, it (Cochin) is one of the best hospitals in Europe to treat cardio-vascular disease.
After the six weeks they sent me back to London, accompanied by a medic, to another hospital (recommended by my boss who has great influence in medical circles).
My heart was ok but the doctors decided I needed an operation to repair a blocked artery; otherwise I could not have led a normal life. I would have been constantly fatigued.
I had the operation and it was a success. Now I am as good as new!
I hope you believe me because sometimes by letter one does not believe what is being told. Now I have another couple of weeks in hospital to allow the scar to heal and then I will go home. Then I will phone you and you will see that I am telling you the truth.

I am completely well and can live another hundred years because this was a lucky escape, thanks to my constitution and the doctors. With Patricia we are going to take a six months holiday, we’ll buy a caravan and travel around all of Europe’s sunny places (with Pablo, of course).
The doctors insist that I must exercise a lot, swim, run, go for walks and play golf (?).
They made me go on a diet and I am as slim as when I left Buenos Aires. I look 10 years younger (except for the baldness). Soon I will send a photo (I still have to loose about 8 kilos).

I repeat, it is all over and I am very well so please don’t be silly and worry. Pablo is really looking forward to my going back home (so am I). When he leaves the hospital he pulls me by a finger and says: “come to visit me!”

He speaks a lot, both in English and in Spanish and is very beautiful. He will be three in May and looks like a lad of six. He is very tall. At this very moment he is here with Patricia, eating half my broccoli and a huge ham and tomato sandwich. He tells me that it’s very cold outside and that yesterday his grandma (old mum, he calls her) is gone away in a plane. He is a little rascal. I am sending you a photo taken at Christmas so you can see how much he is grown.
Well, I will say goodbye now, with a kiss and a hug for everyone. Give my love to granny (it would be better not to tell her any of this, she would be shocked).
If the fatties in the family want to follow my advice, look out, being overweight is one of the causes of heart disease (worse still if you smoke!).
Today it’s 20th March, perhaps in a couple of weeks or so I will phone.
And to finish, I will say the immortal words: Don’t over dramatise or get too silly, everything is fine!
Cheers,
Oscar

Dear Alejandrina,

As you can see there was a reason for not writing. Being so far away, we didn’t want to scare or worry you all. Now Oscar is well and from his letter you will notice that he is his old self. Soon, in a week or 10 days, he will be home and we’ll start a new and better life, plenty of rest and no work. We have saved enough to allow Oscar to stop working for a long time so we will be together. Summer is starting and we will have long, sunny days to go out and enjoy life. Pablo is very well, my mum has gone back home and, as they say, all is well that ends well.
Many kisses to you all. When Oscar is back home we will phone you.
Kisses, kisses, kisses to everyone,


Patricia

20 de marzo de 1980

Cara Alejandrina, cara familia:

Bué, esto que sigue va a explicar el largo lapso entre mis cartas. Tomenló con soda pues todo va perfectamente bien ahora.
El 25 de enero fui a París por trabajo. A la tarde, en casa de un amigo, sentí un dolor en el pecho y el brazo izquierdo. Fuimos a una farmacia a ver si me daban algún calmante. El farmacista, con honestidad, me dijo que me convenía ir a un hospital a ver si no era el corazón. Mi amigo y yo fuimos en un taxi hasta el hospital y allí me revisaron. Mientras esto me hacían me dió un infarto. Los médicos laburaron y laburaron y me sacaron de peligro (menos mal que me dió en el hospital!)
Al día siguiente vino Patricia (Pablo se quedó con Tala, quien casualmente había venido de visita). Tuve (tuvimos) que estar en el hospital seis semanas de reposo, que es lo normal en estos casos. Para mi mayor suerte ese, Cochin, era uno de los mejores hospitales de Europa en enfermedades cardiovasculares.
Luego de las seis semanas me fletaron a Londres acompañado por un médico, a otro hospital (recomendado por mi patrón, que es un hombre de gran influencia en los ambientes médicos).
Mi corazón estaba bien, pero los doctores decidieron que yo necesitaba una operación para arreglar una arteria que había quedado muy estrecha y no me hubiese permitido hacer una vida muy normal. Hubiese vivido constantemente fatigado. Hicieron la operación nomás y fue un éxito. ¡Ahora estoy cero kilómetro!
Espero que me crean y no se preocupen al divino botón pues por carta parece que uno no cree lo que le están contando. Tengo para dos semanas más de hospital para que la cicatriz se termine de arreglar y de ahí voy para casa. Donde voy a llamar por teléfono para demostrarles que lo que les cuento es cierto.
Estoy cero kilómetro y puedo vivir cien años, pues lo que tuve fue una desgracia con suerte. Mi constitución y los doctores hicieron todo. Con Patricia nos pensamos pasar 6 meses de reposo y vacaciones, vamos a comprar una camioneta y yirar por todos los lugares soleados de Europa (con Pablo, por supuesto).
Los doctores insisten en que yo tengo que hacer mucha gimnasia, nadar, correr, pasear, jugar al golf (?) Me hicieron hacer una dieta y adelgacé como cuando dejé Buenos Aires. Parezco 10 años más jóven (aparte de la pelada!) Voy pronto a mandarles una foto (todavía me falta perder unos 8 kilos más o menos).
Repito: Todo acabó y estoy lo más bien, así que por favor no se pongan estúpidos y ansiosos. Pablo se muere de ganas de que yo vaya a casa (y yo también). Cuando se va del hospital me tironea de un dedo y dice “¡vení a visitarme!”.
Habla muchísimo, en inglés y en español, está lindísimo. En mayo cumple tres años, y parece un muchachito de seis. Es enorme. Ahora está aquí con Patricia comiéndose la mitad de mi broccoli y un sanguchazo de jamón y tomate. Me cuenta que afuera hace mucho frío y que su abuela (mama vieja la llama) se fue ayer en un avión. Es un sabandija. Adjunto foto sacada en Navidad pa’ que vean el progreso de su tamaño.
Bué, aquí me despido con un beso y un abrazo para todos. Saludos a abuelita (mejor que no le cuenten esto así no se lleva un disgusto) y si este consejo le sirve a los gordos de la familia, cuídense pues ésta es una de las causas de problemas del corazón. Y si fuman, peor aún.
Hoy es 20 de marzo, en dos semanas (quizás un poco antes, quizás un poco después) llamo por teléfono.
Y para terminar, diré estas inmortales palabras: ¡No se pongan exageradamente dramáticos ni pelotudos pues todo está muy bien!
Salute,
Oscar

Querida Alejandrina,

Como vé había motivo para no escribir, porque no queríamos que se asustaran o preocuparan, estando tan lejos. Ahora Oscar está bien, por su carta verán que es el mismo de siempre y pronto, en una semana o diez días estará en casita. Entonces empezaremos a vivir una vida mejor, de tranquilidad y no trabajar. Por suerte tenemos bastante dinero como para que no trabaje por bastante tiempo y estaremos juntos y pasearemos. Ahora viene el verano y tendremos sol y buen tiempo para disfrutar de la vida. Pablo está muy bien, mi mamá ya se fue para sus pagos y todo se resolvió bien.
Les mando muchos besos a todos y en cuanto Oscar esté en casa las vamos a llamar por teléfono.
Besos, besos, besos a todos,
Patricia.

2 Comments:

Blogger Diana Laurencich said...

este Oscar es una risa...después de despacharse con infartos en París y operaciones complicdas pide que no se pongan ni dramáticos ni pelotudos!!!
Si hasta a mí me puso nerviosa la tensión del realto! jo-der! me imagino recibir una carta así... cómo habrán empezado a llegarles llamados y cartas!

En fin,
pude volver a relajarme en mi vida, después de una renuncia hace poquito a mi trabajo en el Auditorium de Mar del Plata, no sé si lo conocieron... la cosa es que abrí un nuevo blog y empecé despacito a reconectarme con mi mundo, como dice Pat, el viejo sillón gastado del uso, el piyamita las pantuflas, y a escribir y ver lo que hizo tanta gente querida en estos tres meses que me costaba encontrar los tiempos para esta maravilla.

Bueno, Patricia, un gustazo volver a tus abuelerías.
Me enteré por Balta que estuvieron en Buenos Aires, quedó medio ofendido con él mismo por haber estado desconectado y perderse de ver a su ídolo, el capo!
jaja!
Ahora está haciendo un laburito para España, y pronto di Dios quiere se comprará su batería...los palillos se los compré yo!

Bueno, un beso...
tu lectora nuevamente fiel!

10:53 pm  
Blogger Patricia said...

Diana! me haces sentir tan culpable! Por muchas razones, diferentes de las tuyas, no visité ni contribuí a blogging, el mío quedó olvidado y recibir tu comentario me hizo encontrar un momento para seguir en la brecha. Gracias!

11:21 am  

Post a Comment

<< Home